Oración de la creatura a su Creador

Señor mi Dios Creador,

Yo soy tu creatura, y he deseado conocerte y amarte, Tú me creaste desde la “no-existencia”, con un gesto increíble, por gratuito e inexplicable, y me concediste poder para conocerte y amarte.

Entiendo que yo soy, en tu grandioso Universo, una pequeñísima e insignificante creatura, pero además soy consciente, por revelación de tu Hijo, de que me creaste “persona”, única e irrepetible en toda la Historia de la Humanidad,  y de que ninguna otra creatura, en el mundo entero, podrá sustituirme en ese acto de amo personal que sólo yo puedo ofrecerte a Ti, mi Dios y Señor.

Te agradezco esta mi inexplicable y graciosa importancia que, desde toda Eternidad Tú me diste, para ser única para Ti, mi Creador, mi Padre de ternura infinita.

Me comprometo y creo ser capaz, con tu ayuda, de corresponder plenamente a esta mi sublime y extraordinaria vocación, de ofrecerte mi amor único e irreemplazable.

En mi concepción, en la que mi papá y mi mamá fueron tus mediadores, Tú creaste mi alma inmortal en el “sagrario” del vientre materno, una alma capaz de entender, de amar y de vivir, hasta volver a tus manos creadoras, y gozar de tu belleza divina en el éxtasis del océano infinito de tu amor.

Queridos amigos, rompiendo un poco el esquema de mis comentarios, les envíe esta mi inspiración.

Gracias por hacerla propia y sentirse creatura amada e insustituible.

Con un gran abrazo,
Gustavo Ferraris del C., sdb