Nuestra Historia

Retiro junio 2009

El Padre Gustavo Ferraris del Conte, sdb., sacerdote salesiano de Don Bosco, dedicó su vida a acompañar, aconsejar, preparar y conducir matrimonios, desde su ordenación sacerdotal, en la Iglesia de la Gratitud Nacional, el Domingo 10 de Agosto de 1947, de donde llegó a ser Párroco en 1954 y desde ese púlpito, dirigía a muchos jóvenes y matrimonios, a través de un “Idioma del Amor” basado en la comunicación a través de la expresión de los sentimientos y emociones más íntimos y personales.

El Domingo 10 de Agosto de 1997, al cumplir 50 años de sacerdocio, un grupo de personas amigas preparan un acto litúrgico donde se juntaron más de 1.000 personas repletando el templo y el gimnasio del Colegio.

Este acto de celebración mostró el enorme arraigo, arrastre y cariño de la comunidad nacional por el Padre Gustavo, quien con su inmensa paciencia y sabiduría ya había apoyado a muchísimos matrimonios y parejas en la larga trayectoria sacerdotal y de director espiritual. Ese acto generó relaciones nuevas entre amigos y personas de diferente ámbito, gracias a la amistad con el Padre, y él los juntaba para conversar e intercambiar experiencias, trasmitirse afecto y practicar el método de comunicación de pareja, a través del inmenso amor que el Padre les había entregado hasta ese momento a todos, en sus particulares necesidades espirituales, emocionales y afectivas hacia brotar la idea de multiplicar y perpetuar su ministerio sacerdotal en el matrimonio y la familia.

El 17 de Diciembre de 1997, en el cumpleaños 77 del Padre, un grupo de crecimiento matrimonial le regalaba la idea y las bases de esta Fundación, diseñando sus objetivos y comprometiendo su formación para prolongar la misión de ayuda y apoyo a las parejas y matrimonios en su crecimiento humano, familiar y espiritual.

Durante 1999 comenzaron a acompañar al Padre en sus Talleres de Crecimiento en los diferentes colegios de Santiago y Regiones y esbozar un plan de desarrollo con grupos de amigos integrantes de diferentes grupos de crecimiento se formó el primer Directorio: el Padre Gustavo Ferraris, sdb.; Guido Diez y Karin Berliner; Carlos Eduardo Varas y Ana María Melo; Juan Romeo y Ana María Gómez; Jorge Smart y Francisca Moll; Robert Gillmore y Paola Diez; Claudio Ortiz y Carolina Suarez.

Con el espíritu del voluntariado, que aporta con cariño tiempo y medios se dieron los primeros pasos desde el año 1999 hasta inicios del 2002 para alcanzar la organización de la nueva estructura actual.

En el año 2002 asumió un nuevo Directorio, con una mejor organización, y se comenzó a trabajar con un programa para cada área: Directorio, Gerencia o Dirección Ejecutiva, Preparación de Novios, Grupos de crecimiento, Talleres de formación, Monitores y Consejería personal. La sabiduría y cariñosa paciencia del Padre Gustavo y el convencimiento que esta obra tiene una misión superior de servicio a Cristo y a las parejas, ha permitido ir sorteando los problemas, estructurando planes y programas y una sede y organización que sirve a las parejas, novios y matrimonios en forma individual y colectiva, según sus especiales necesidades y preferencias.

En la celebración del cumpleaños 82 del Padre, el 17 de Diciembre del 2002, se presentó en sociedad la Fundación y con sus primeros socios colaboradores, quienes junto a muchos otros amigos y amigas, parejas y matrimonios, así como empresarios e instituciones, están apoyando esta misión humano-divina, de prolongar el ministerio sacerdotal de Amor y servicio a las parejas que inició el Padre Gustavo Ferraris del Conte, sdb.

Hoy la Fundación para el Crecimiento Matrimonial está difundida en diferentes sectores de Santiago, y se compromete en dar a conocer y difundir la práctica del método de comunicación en pareja, a través de la expresión de los sentimientos y emociones, aprendiendo a verbalizarlos y a acoger los mensajes interpersonales de la convivencia matrimonial y familiar para dar mayor estabilidad a la convivencia matrimonial y colaborar a realizar el ideal de felicidad que toda pareja guarda en su corazón.